México D.F.- Greenpeace celebra el fallo emitido por un juez federal, que suspende las solicitudes de siembra de maíz transgénico a escala comercial y la consecuente liberación de estas semillas al ambiente. Esta decisión es el primer paso para la protección definitiva de la diversidad biológica de nuestro país y un reconocimiento pleno de los derechos humanos de los mexicanos a un medio ambiente sano, a una alimentación de calidad y al maíz como patrimonio cultural.  

La resolución judicial se logró gracias a un amparo colectivo presentado por un grupo de organizaciones civiles de derechos humanos, científicas y la fundación Semillas de Vida, con el que consiguieron la aplicación de una medida precautoria en el tema de transgénicos, en tanto existe el desahogo de pruebas por parte de las autoridades, empresas y la colectividad para determinar la autorización o cancelación de las siembras de maíz genéticamente modificado. 

“El dictamen del Poder Judicial obliga al gobierno de Enrique Peña Nieto a reconocer el riesgo de que el maíz nativo de México sea contaminado con cultivos transgénicos, y pone un freno a los intereses de las empresas trasnacionales que minimizan el posible daño al patrimonio del país, como lo ha denunciado Greenpeace desde el inicio de esta administración”, explicó Aleira Lara, coordinadora de la campaña de Agricultura sustentable y transgénicos.

¿Sagarpa cambiará de opinión?

A diferencia de la medida precautoria  aplicada por el juez para emitir la suspensión de las siembras comerciales, durante este año el Poder Ejecutivo ha tenido una postura a favor de los transgénicos e insiste en que estos cultivos patentados no suponen ningún peligro para la biodiversidad mexicana, dado que no tienen problemas de convivencia con los cultivos convencionales.

Así lo constató Greenpeace al recibir una carta de la embajada de México en Alemania (1) en la que la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) señala que “la decisión del Gobierno Mexicano de autorizar nuevas tecnologías en el territorio nacional, apuntan a amortiguar las fluctuaciones de precio en alimentos, elevar  la productividad y la competitividad  y alcanzar sustentabilidad y un desarrollo justo en los espacios rurales” (2)(3).

En el texto se añade que “el uso de transgénicos supondría una disminución en el uso de fertilizantes y pesticidas, además de minimizar los efectos del cambio climático y los extremos del clima, mediante el uso de plantas tolerantes al estrés, favoreciendo por todo ello el desarrollo equitativo de las comunidades rurales” (2)(3). Así la Sagarpa justificó los permisos otorgados hasta ahora para la siembra de maíz transgénico en fase experimental y piloto en México, lo que deja ver una posición clara del gobierno mexicano de apostarle a esta tecnología con las siembras comerciales.

“Es inaceptable que el gobierno de Enrique Peña Nieto tenga una doble postura respecto a las siembras de maíz transgénico y reconozca fuera del país que si está a favor de aprobar este tipo de cultivos en nuestro territorio, cuando públicamente la sociedad civil mexicana, desde diciembre de 2012, le ha exigido transparencia en este tema y no se ha pronunciado al interior del país. Ahora, con el fallo judicial para la suspensión de las siembras comerciales de maíz transgénico, le exigimos que haga pública su postura”, agregó Lara.

Hasta ahora, las decisiones del gobierno sobre este tema han estado enmarcadas en un clima de opacidad: 9 de las 14 solicitudes de siembra comercial de maíz transgénico, presentadas hasta la fecha, ya se encuentran fuera del plazo de 4 meses estipulado por la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados (LBOGM) para que las secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), y la Sagarpa (4) emitan una respuesta; y aun así aparecen como pendientes de resolverse.

Greenpeace ha señalado que los cultivos transgénicos, además de tener un gran impacto en la biodiversidad, afectan de manera negativa al medio ambiente y a los campesinos, favoreciendo el monopolio y el control de las trasnacionales de la biotecnología sobre los granos base de nuestra alimentación (5). El caso más reciente es el de una variedad de trigo transgénico experimental de Monsanto (probablemente MON 71800), y que no fue autorizada en 2005 en Estados Unidos y que llegó 8 años después a campos de cultivo de trigo en el estado de Oregón (6)”.

Notas:
1.- La postura de la Sagarpa, citada por la embajada de México en Alemania, fue la respuesta del gobierno federal luego de que activistas de Greenpeace se manifestaran -en mayo de este año- frente a las oficinas diplomáticas de 9 países demandando la protección del maíz nativo en México y el rechazo a los transgénicos, ya que se trata de un tema que rebasa fronteras y afectaría a uno de los centros de origen de este grano a nivel mundial. 

2.- Carta original de la embajada de México en Alemania, entregada a Greenpeace en aquel país. Disponible en: http://www.greenpeace.org/mexico/Global/mexico/Docs/2013/Antwort%20Mexikanische%20Botschaft%2030.7.13.pdf

3.- Traducción en español de la carta de la embajada de México en Alemania. Disponible en:  http://www.greenpeace.org/mexico/Global/mexico/Docs/2013/Carta_traducci%C3%B3n_greenpeace.pdf

4.- Estatus de solicitudes de permisos de liberación al ambiente de OGM. Información tomada de http://www.senasica.gob.mx/default.asp?id=5586, tomado el día 07 de octubre del 2013 a las 18:30 hrs.

5.- Cultivos transgénicos ¿Quién pierde?, Greenpeace. Disponible en: http://www.greenpeace.org/mexico/Global/mexico/report/2013/FOLLETO%20TRANSGENICOS%2022%20julio-corregidoweb.pdf

6. ¿Cuándo aprenderán los gobiernos que los cultivos transgénicos son incontrolables? Blogpost por Janet Cotter - 3 junio, 2013 en 15:38 - , tomado el día 10 de octubre del 2013 a las 15:30 hrs. http://www.greenpeace.org/mexico/es/Blog/Blog-de-Greenpeace-Verde/cundo-aprendern-los-gobiernos-que-los-cultivo/blog/45404/


Mayor información con Angélica Simón en el teléfono 5687 9595 ext. 115, al 04455 40845320. Correo angélica.simon@greenpeace.org y en la página http://www.greenpeace.org.mx



Greenpeace es una organización ambientalista, global, multicultural, no gubernamental e independiente política y económicamente, pues no recibe donativos ni presiones de empresas, gobiernos ni partidos políticos. En la campaña de agricultura, Greenpeace impulsa un campo sustentable, que proteja los ecosistemas naturales y asegure la recuperación de agua y suelos, reduzca la emisión de gases de efecto invernadero, use menos fertilizantes y plaguicidas, sea libre de transgénicos y fortalezca el comercio justo y la seguridad y soberanía alimentarias.